La deuda con los perros. Reflexiones pelutopicas.

La deuda con los perros - Pelutopia escuela de etologia canina en Barcelona

Me parece que a nivel relacional y educacional tenemos que pagar a los perros una deuda considerable.

Esta deuda empezó cuando iniciamos a no valorarlos lo suficientemente importantes como para considerarlos individuos y de consecuencia nos sentimos legitimados a usarlos para perseguir nuestros objetivos, para cumplir nuestras tareas, para ser mascotas en lugar de ser perros y para permitirnos de sentirnos propietarios en lugar de ser sus humanos.

Creo firmemente que les tenemos que devolver lo que han hecho para nosotros durante todos estos años.

Podemos empezar a pagar esta deuda basando la educación con ellos en una relación de mutuo respeto, entendiendo sus emociones, sus lenguaje y sus motivaciones.

Pedimos mucho a nuestros perros y realmente no estoy convencido que los compensamos con lo que les estamos ofreciendo.

Demasiadas veces nuestra visión antropocéntrica de las que son las necesidades de los individuos nos impide ver lo que realmente necesitan otras especies.

Tenemos que volver a lo que acercó los primeros perros a los humanos: la colaboración y el mutualismo.

No nos estaban ofreciendo sus servicios, estaban compartiendo sus vidas con las nuestras. Sinceramente me parece evidente que nos hemos aprovechado demasiado de sus buenas intenciones.

Se necesita realmente un cambio de chip, empezar a considerar los perros por lo que realmente son y saber apreciar sus características únicas.

No es tan complicado ver todo lo que ellos hacen para nosotros, me resulta más complicado entender porque nos adoran tanto, porque sufren si no estamos con ellos y porque consideran tan importante nuestra aprobación.

Seguramente se merecen humanos que sepan entenderlos, respetarlos, satisfacer sus necesidades físicas, emocionales y sociales y familias que los dejen desarrollar por lo que son, más que por lo que quieren o necesitan que sean.

Solamente entonces se podrá apreciar un avance significativo en la calidad de sus vidas.

Texto: Marco Moretti – Pelutopia, escuela de etología canina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba